El Blackjack Clásico es la versión más simple del juego y donde el jugador recibe dos cartas cara arriba y el repartidor únicamente una carta cara arriba. Luego el jugador deberá decidir si pide más cartas con el fin de puntuar 21 (o acercarse lo más posible) o si mejor se planta. Si el jugador tiene Blackjack, se le pagará de inmediato su apuesta. A excepción de que la casa también tenga Blackjack, en el cual se determinará un empate.

Si la puntuación de las dos cartas del repartidor es 16 o menos, deberá repartirse cartas hasta puntuar 17 o más. Cuando la puntuación de las cartas es 17 o más, el repartidor deberá plantarse.


Opciones del Juego

  • Doblar: el jugador tiene la opción de doblar su apuesta inicial, luego de haber recibido su dos primeras cartas. Después de doblar la apuesta, el jugador recibirá una única carta cara arriba (el jugador no podrá pedir más cartas). Es permitido doblar cualquier mano inicial e inclusive después de dividir un par.
  • Dividir: en el caso de que las dos primeras cartas repartidas al jugador sean iguales (por ejemplo, dos 4s o dos Qs, etc), este podrá dividir su mano inicial en dos manos diferentes. La apuesta de la segunda mano será el mismo monto de la apuesta inicial. Ambas manos se jugarán de forma individual y regular. En el caso de dividir una mano de dos As, se repartirá una única carta por As, sin posibilidad de pedir más. Si el jugador saca “Blackjack” en una o en ambas manos, se considerará como 21 y no como Blackjack. Por ejemplo, si tanto la mano del repartidor como una o ambas manos divididas del jugador son un A y un 10, el repartidor gana por tener Blackjack. Este es el único caso en el que no podría existir un empate.
  • Seguro: si existe la posibilidad de que la casa saque Blackjack (es decir, que la carta cara arriba sea un As), el jugador tendrá la opción de pagar un seguro. El valor del seguro, es la mitad de la apuesta inicial. Si el repartidor saca Blackjack, se le paga el seguro al jugador (2 a 1) y perderá la apuesta inicial. En el caso de que la segunda carta del repartidor no tenga valor a 10, la apuesta del seguro se pierde y el juego continuará normalmente.
  • Empate: cuando la mano de jugador y del repartido sumen el mismo valor numérico, se dirá que hay empate. En dicho caso, el jugador recibe de regreso su apuesta.